En MOAT Oftalmología, el Dr. León es especialista en Cirugía Refractiva Láser corneal.

La finalidad de estas técnicas es la de corregir los defectos de graduación (miopía, hipermetropía y astigmatismo) en personas jóvenes (depende de la técnica indicada para cada caso, hasta los 45 años más o menos), haciendo prescindir de las gafas. Ambas técnicas llevan más de 25 años en el mercado, con la experiencia de millones de personas tratadas en todo el mundo y numerosos estudios que avalan científicamente la gran relación beneficio-riesgo y los resultados con las mismas.

Eso si, esto destacamos que es una cirugía electiva en un ojo sano de un paciente joven, por ese motivo nuestra función como Especialistas no es la de convencer, sino la de analizar con el máximo rigor y asesorar siempre con la seguridad por delante como máximo principio. Pues no se puede obviar que toda cirugía o procedimiento invasivo ocular está sometida a unos riesgos o inconvenientes (por bajos que sean). Y estos riesgos siempre los explicamos en la consulta y constan en el consentimiento informado firmado por el paciente.

Técnicas que realizamos:


PRK (Photorefractive keratectomy - Queratectomía fotorrefractiva) con láser EXCIMER

Técnica utilizada desde hace más de tres décadas para la corrección de defectos bajos de refracción (miopía, hipermetropía y astigmatismo) en pacientes menores de 50 años (a grandes rasgos, aunque depende del tipo de error refractivo). Consiste en la aplicación de un láser directamente sobre la superficie de la córnea, el cuál mediante el pulido de tejido modula la curvatura la córnea.

Láser aplicado directamente sobre la córnea en la PRK.

Láser aplicado directamente sobre la córnea en la PRK.

Su gran ventaja es en los casos de córneas finas y/o graduaciones bajas, siendo la técnica biomecánicamente más segura para la córnea de cuantas disponemos.

Aunque la cirugía es muy rápida y sencilla (unos 10-15 minutos ambos ojos), destacamos que al aplicar el láser en la superficie, queda una úlcera o herida corneal haciendo el post-operatorio inmediato algo molesto durante varios días y la recuperación visual algo más lenta, requiriendo un breve periodo de baja laboral.

En esta técnica adquiere gran relevancia la tecnología, puesto que en el preoperatorio requiere de la realización de una tomografía corneal que nos muestre el grosor y la morfología completa de la córnea. Para ello disponemos del Pentacam AXL, aparato diagnóstico que es la considerada como última tecnología de referencia a nivel mundial en el estudio de la córnea.

Y para realizar la cirugía disponemos del láser EXCIMER Allegretto 400 de Alcon en Clínica Avanza Valencia.

Implante de lente intraocular epicristaliniana ICL (Staar Surgical)

Este tipo de lentes se emplean desde hace más de 25 años en pacientes menores 45 años sin catarata, cuando por la magnitud del defecto de refracción a corregir (miopía o hipermetropía moderada-elevada con o sin astigmatismo) o por las características de la córnea del paciente (escaso grosor o curvatura) no es posible por seguridad realizar una corrección del defecto refractivo en la córnea mediante láser.

En el caso de la hipermetropía moderada-elevada, a partir de los 40-45 años lo indicado bajo análisis y explicación rigurosa en el paciente que tiene una alta motivación para prescindir de las gafas es la Lensectomía Refractiva, esto es, la sustitución del cristalino por una lente multifocal (para corregir la visión en lejos o en cerca), o monofocal (si sólo quiere corregir su visión lejana). Ver explicación en Unidad de Microcirugía de la Catarata y de la Presbicia.

Volviendo a la lente epicristaliniana, ésta se coloca por detrás del iris y delante del cristalino. Está elaborada en un material denominado colámero, totalmente biocompatible. La lente es muy flexible, se implanta plegada a través de una incisión mínima y se despliega dentro del ojo. Y se puede retirar con facilidad, siendo un procedimiento reversible.

Lente ICL y lugar en el que va colocada (entre el iris y el cristalino).

Lente ICL y lugar en el que va colocada (entre el iris y el cristalino).

La cirugía se realiza bajo anestesia en gotas, en unos 15 minutos un ojo y la rehabilitación visual es muy rápida. Entre ojo y ojo dejamos pasar una semana.

Tanto para el pre, como para el post-operatorio el Pentacam AXL también nos es de gran relevancia. En el pre-operatorio midiendo las variables biométricas necesaria para calcular el tamaño y la potencia de la lente ICL a implantar. Y en el post-operatorio midiendo las distancias a las que la lente ha quedado del iris y del cristalino, y el ángulo irido-corneal del ojo (algo muy importante en el post-operatorio de la cirugía con estas lentes).